Viaja con el paladar, y desde casa

 

Esta Navidad es distinta a cualquiera que hayamos vivido antes. Unas navidades en las que no podremos viajar ni reunirnos como lo hacíamos hasta ahora. Pero esta situación es temporal, pronto volveremos a la normalidad más absoluta y volverán a llenarse nuestras mesas de los comensales más queridos, y nuestros días de los viajes más deseados.

Mientras tanto te hemos preparado un viaje muy especial. Un viaje para tu paladar, un viaje por las tradiciones de algunos de los lugares más emblemáticos de Europa. Dónde vas a descubrir sus dulces navideños más tradicionales.

¿Qué te prepara J.Sánchez para estas Fiestas?

 

Panettone

Un dulce típico milanés cuya invención se le atribuye al cocinero de la corte de Ludovico, señor de Milán, y que se remonta al año 1500.

Cuenta la leyenda que durante la cena de Nochebuena el cocinero tenía por encargo preparar un postre que sorprendiera a los comensales de Ludovico. Pero ese postre jamás salió a la mesa, pues al cocinero se le quemó.

El cocinero decidió improvisar y creó un pan dulce y esponjoso con mantequilla y fruta confitada. A Ludovico le encantó el postre y quiso conocer personalmente a su creador. Además, decidió declarar el Panettone como un postre que no podía faltar en una cena milanesa.

¿Quieres saber más sobre cómo elaboramos nuestro Panettone?

Pincha aquí.

 

Stollen

Una pieza dulce, típica de la Navidad Alemana, mencionada por primera vez en el 1329 en Naumburgo.

En el inicio el Stollen era un dulce austero, elaborado con agua, avena y aceite de nabo. Esta forma de prepararlo desagradaba a los nobles de la época, que debido a su sabor tan austero se resistían a considerarlo un dulce de Navidad.

En 1430 el príncipe Ernesto de Sajonia se presentó ante el papa Nicolas V para pedirle que autorizara cambios en la receta. Nicolas V se negó, y no fue hasta el 1491 con el papa Inocencio VIII que la receta pudo ser enriquecida.

Se trata de un pan dulce, de masa consistente, elaborado con harina, mantequilla, levadura y leche. La masa se enriquece con pasas, cítricos, almendras y especias, que le dan un sabor inconfundible. Se le da una forma ovalada, y una vez hecho, se decora con azúcar glas para un acabado más goloso.

Tronco de Navidad

Este es un postre cuyo origen es de los más antiguos conocidos. En sus orígenes era una tradición de las tribus germánicas que hacían arder el tronco de un árbol durante al menos 3 días en el periodo Navideño. Además, debían regar el tronco con vino, agua y aceite.

Más tarde la Iglesia Católica adoptó esta tradición. Pero en el siglo XIX, con la aparición de las estufas en Europa, era cada vez menos frecuente encontrar casas que llevaran a cabo esta tradición.

Francia 1860, aquí nace lo que conocemos hoy por Tronco de Navidad, un dulce que según se sabe cuenta con varios inventores y en sus inicios se elaboraba con helado y mazapán.

La recta actual es más compleja, la nuestra por ejemplo se elabora con bizcocho genovés, suave y ligero y lo puedes encontrar en tres acabados diferentes: turrón y merengue; nata y fresa y trufa y chocolate.

 

Mazapán

Un postre tradicional español, pero con muchas variaciones en toda Europa.

Existen demasiadas leyendas sobre cómo fue introducido este dulce en España, lo que está claro es que no fue hasta 1212 con la batalla de Navas de Tolosa que apareció en el Convento de San Clemente este dulce, aunque la primera referencia escrita se da en Toledo en el año 1512.

Mantecado

El mantecado es un dulce típico de la repostería española, que se caracteriza por ser elaborado en sus inicios con manteca de cerdo.

Su origen es Andaluz y, según indicios recientes, proviene de la zona de Antequera donde a raíz de un excedente de cereal y manteca de lechón, en el siglo XVI, se desarrolló la primera pieza de este dulce.

 

Roscón

De origen Romano, el Roscón, es un dulce que los habitantes de Roma elaboraban para las “Saturnales” (celebraciones paganas). Esta fiesta era de las más importantes entre las fiestas romanas y se celebraba en los famosos templos de Saturno.

El Roscón llegó a la península ibérica en el siglo XVII. En el reino de Navarra se designaba “Rey de la Faba” al niño que encontraba el haba en el Roscón.

La receta de los primeros romanos ha sido ciertamente intervenida hasta nuestros días. Por eso en nuestra casa elaboramos los roscones tradicionales, con una masa esponjosa elaborada con la mejor harina y con las manos de nuestros maestros panaderos que le dan forma al Roscón. Este año puedes disfrutar de tu Roscón tradicional, elaborado con cariño y dedicación con diferentes rellenos: nata, trufa, cabello de ángel, crema pastelera … incluso sin nada.

 

 

La vuelta por Europa, versión navideña, termina aquí. Pero no olvides que durante todo el año revelamos nuevos productos con proveniencias diversas y con historias curiosas que vas a poder ir descubriendo en nuestro blog.

¡Os deseamos una feliz Navidad y un próspero 2021 familia!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Contacta